Condenada a año y medio de prisión la mujer que intentó robar un recién nacido en el Hospital La Fe

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a un año y medio de prisión a una mujer que intentó llevarse a un bebé recién nacido en el Hospital La Fe de Valencia. La Sala la considera culpable de un delito de detención ilegal en grado de tentativa y no aprecia ninguna circunstancia atenuante ya que, según el informe forense realizado tras la detención de la mujer, no sufría ninguna enfermedad mental que alterara sus facultades.

Los hechos sucedieron en marzo de 2016 cuando la joven se vistió con una bata blanca y entró en una habitación en la que se encontraba una pareja, con su hija recién nacida y unas visitas. La condenada cogió al bebé de los brazos de una familiar con la excusa de que tenía que llevársela para repetirle la prueba del talón.

Los padres de la recién nacida, médicos que habían estudiado en La Fe, se extrañaron por el aspecto de la mujer, -con la bata abierta, con calzado de calle, y con poca destreza a la hora de coger a un recién nacido- y le dijeron que no era posible repetir esa prueba, ya que aún no se la habían practicado.

La falsa enfermera salió con el pretexto de consultarlo en el control del pasillo, volvió a la habitación e insistió en llevarse al bebé. La madre de la niña fue a hablar con los responsables del control de enfermería, que dieron aviso a los vigilantes del centro, quienes localizaron y retuvieron a la condenada hasta que llegó la Policía.

La mujer había sustraído la bata blanca esa misma mañana de un hospital de Murcia donde, como en Valencia, había entrado en varias habitaciones de neonatos.

Durante el juicio, la condenada reconoció los hechos pero insistió en que su única intención era la de tocar a un bebé y tenerlo en los brazos, ya que había sufrido un aborto y un embarazo psicológico.

Añadió que esa mañana en Murcia había visitado a un familiar que acababa de tener un hijo, pero que lo vio poco rato y se quedó con las ganas.

En su resolución, la Sala concluye que la intención de la mujer era la de llevarse al bebé, por su actitud y por su insistencia, y explica que si solo hubiera querido abrazarlo, no habría intentado llevárselo y alejarlo del cuidado de sus padres.

“No cabe ninguna duda al Tribunal de que la intención de la acusada era llevarse a un bebé y así lo hubiera hecho de haber podido, su actitud, comportamiento e insistencia lo revela. Si sólo hubiera querido abrazarlo, se hubiera limitado a hacerlo y no pretender sustraerlo del ámbito de protección de sus padres, con la excusa de hacerle una segunda prueba del talón, y desde luego no hubiera venido desde tan lejos para simplemente abrazar un bebé. Tampoco se trató de ningún desistimiento voluntario, que pretende la defensa, pues, este vino determinado por la objeción de los padres, y en los demás por la imposibilidad de llevar a cabo sus propósitos”, señala la sentencia, de la que ha sido ponente la magistrada Concepción Ceres.

Fuente: Consejo General del Poder Judicial

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *