91 060 07 22
Contáctanos
🥇 ¿Tienes una custodia compartida con tu ex? ▷ Abogados de Madrid
Saltar al contenido

¿Tienes una custodia compartida con tu ex?




Una de las consecuencias más visibles de las separaciones y los divorcios es el efecto que tienen en la vida cotidiana de los hijos de las parejas que pasan por esa situación. Y dado que la custodia es la responsabilidad que tienen los padres en la crianza, el bienestar y la educación de los hijos. Es importante conocer cómo será la vida de los hijos luego del divorcio o la separación en situaciones rutinarias, como donde vivir, con quien pasar las vacaciones y los cumpleaños. Para este duro proceso es necesario contar con los servicios de abogados especialistas.

¿Tienes una custodia compartida con tu ex?

Opciones de custodia ante un divorcio







Luego de la separación o el divorcio, la custodia de los hijos puede ser de dos formas:

  • Custodia exclusiva o monoparental: Es la que se otorga a uno de los progenitores, usualmente, a la madre, en la que el padre tiene derecho de visitas y estancia.
  • Custodia compartida: Es la otorgada a ambos progenitores, en igualdad de condiciones respecto al cuidado de los hijos.

El Derecho de Familia considera la custodia compartida como una de las formas de guardia y custodia de los hijos menores de edad. La custodia compartida es una de las soluciones que más a menudo adoptan los padres, para continuar involucrados con el cuidado de sus hijos. En España, este tipo de custodia, en la que ambos padres se hacen responsables de la crianza a partes iguales, ha experimentando un incremento poderoso.

Muchos abogados de divorcio han observado como ha aumentado el número de sentencias que la conceden, aunque uno de los padres no esté de acuerdo. Este crecimiento ha sido de un 4 % anual, pues pasó de 24,7 % en 2015 a 28,3 % en 2016, según lo informado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).




En 2017, ya ha superado el 30 %, según datos del INE, es decir que, una de cada tres familias españolas tiene una custodia compartida. Este aumento se debe al cambio de criterio experimentado por el Tribunal Supremo, que en 2013, declaró que la guarda y custodia compartida habría de considerarse normal e incluso deseable.

A pesar de que la jurisprudencia se hace cada vez más favorable para que los padres compartan la custodia, hace falta una ley nacional que la regule. Actualmente, en las comunidades autónomas de España, la última decisión acerca de si otorgar o no la custodia compartida, está en las manos de los jueces.

Ley de Custodia Compartida

Varias de las comunidades autónomas españolas han desarrollado sus propias normativas que establecen la compartida como la custodia «preferente». De hecho, sólo cuatro comunidades autónomas de España tenían una Ley de Custodia Compartida: Aragón, Cataluña, Navarra y Valencia.

Pero en noviembre de 2016, el Tribunal Constitucional anuló la Ley que tenía Valencia, porque esta comunidad carecía de fueros civiles. Entonces, quedaron sólo tres comunidades que tienen una legislación propia: Aragón, Cataluña y Navarra. El resto del país, se rige por la Ley 15/2005, del 8 de julio, que modificó el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de separación y divorcio. Esta legislación permite a los progenitores, solicitar de mutuo acuerdo compartir la custodia. También permite que el juez la otorgue cuando uno de los padres la solicita, siempre que ello vaya en el beneficio de los menores.

Es importante resaltar que la legislación otorga a los jueces la libertad de imponer este tipo de custodia, aunque como alertan los expertos, la opción igualitaria no necesariamente es la mejor. Cuando cualquiera de los padres tiene abierto un proceso penal por violencia doméstica contra el otro cónyuge o los hijos, la ley no permite que se comparta la custodia.

Lo que se valora para dar la custodia compartida

A través de la jurisprudencia, se ha ido estableciendo los criterios para evaluar si es conveniente o no compartir la custodia. Entre otras, la sentencia 623/2009 del Tribunal Supremo de 8 de octubre de 2009 estableció como requisitos a valorar los siguientes:



  • Las relaciones anteriores del progenitor con los menores y sus aptitudes personales.
  • La opinión de los menores mayores de 12 años.
  • La evaluación psicológica de los menores de 12 años.
  • El número de hijos.
  • El cumplimiento de los deberes con los hijos por parte de los progenitores.
  • El respeto mutuo entre todas las personas que convivan en el hogar familiar.
  • Los acuerdos adoptados por los progenitores.
  • La ubicación de sus domicilios, horarios y actividades.
  • El resultado de todos los informes exigidos legalmente.

En general, el principal obstáculo para otorgar este tipo de custodia está en la distancia entre las residencias de los progenitores. En particular, si estos viven en ciudades diferentes, básicamente por el problema de escolarización que supone para el menor.

Síndrome de la maleta

Algunos psicólogos han tratado a los menores que han requerido de apoyo para sobrellevar la ruptura de sus padres. En particular, en los casos en que no hay acuerdo entre los progenitores, se pueden presentar casos donde la alternancia de domicilios, afecta fuertemente a los menores.

custodia compartida




Esta afectación es conocida como el Síndrome de la maleta, producto de cambiar continuamente de domicilio y que puede impactar la conducta del menor en muchas áreas de su vida. El síndrome de la maleta puede ser más o menos severo dependiendo de la cercanía de los domicilios al colegio, el tiempo en los trayectos e incluso la distancia con los amigos. Ello ha llevado a que en Francia, Australia y el Reino Unido se realizaran estudios, porque en estos países este tipo de custodia era preferente.

Como resultado de estos estudios, se observaron problemas como dificultades de concentración, regresiones y estrés en los menores. En consecuencia, se suprimió el carácter obligatorio de la custodia compartida y sólo se permite cuando hay un acuerdo entre las partes.

Hay que estudiar cada caso

La mejor forma de que este sistema realmente funcione, apuntan los expertos, es que se adapte a cada caso particular. Y que no necesariamente, el reparto de la custodia sea rigurosamente del 50% del tiempo. Debe ser como un traje a la medida, donde la custodia compartida debería ser siempre un punto de partida y no, una meta a alcanzar.