91 624 29 22
Contáctanos
🥇 ¿Qué ocurre si no voy al juzgado cuando me citan?
Saltar al contenido

¿Qué ocurre si no voy al juzgado cuando me citan?

¿Qué ocurre si no voy al juzgado cuando me citan?
5 (100%) 4 votes




Toda persona que es citada por un juzgado debe obligatoriamente atender la citación en el lugar, el día y la hora señalados. Debe hacerlo tanto si se le cita en calidad de denunciada o investigada, denunciante o querellante, testigo o perito. No comparecer ante el juzgado trae consecuencias legales, nadie puede negarse a ir a la citación. Si existe una causa justificada que impida comparecer, se debe avisar de inmediato al juzgado.

¿Qué ocurre si no voy al juzgado cuando me citan?




Al recibir una citación judicial, lo más aconsejable es buscar el apoyo legal de Abogados Madrid. Estos profesionales podrán orientar y acompañar en todo momento a quien ha sido citado para responder en el juzgado. La Ley de Enjuiciamiento Criminal en los artículos 166 a 182, regula las citaciones, notificaciones y emplazamientos judiciales. El artículo 175 establece la obligación de concurrir al primer llamamiento. De no atender este primer llamamiento, sin causa que justifique no haber ido, el juez podría imponer una multa de 200 a 5.000 euros.




Si al segundo llamamiento tampoco se acude al juzgado, quien incumple la citación puede ser perseguido como reo del delito de obstrucción a la justicia, de acuerdo con lo establecido en el artículo 463 del Código Penal. Según lo descrito en este artículo, quien sea citado de forma legal y no acuda al juzgado, sin causa que justifique esta acción, será castigado con pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a 24 meses.

Información de la citación judicial

Al recibir el llamado de un juzgado se debe estar atento al contenido de la cédula de citación. Los elementos que debe contener están establecidos en el artículo 175 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal:

  • La expresión de juez, tribunal o secretario judicial al que se debe acudir, así como la fecha y clase de resolución que da lugar a la citación.
  • Nombres y apellidos del citado y los datos de su domicilio.
  • El objeto de la citación, y calidad en la que se es citado: denunciado o investigado, denunciante o querellante, testigo o perito.
  • El lugar, el día y la hora en que haya de concurrir el citado.
  • La advertencia de la obligación de acudir a la citación, y el señalamiento de las consecuencias que acarrea no hacerlo.



Si la persona no está en su domicilio para recibir la citación, cualquier otra persona que resida allí o un vecino puede recibirla. El requisito es que esta persona sea mayor de 14 años de edad. Si la persona que va a ser citada no tiene domicilio conocido ni registrado, el juez ordena una averiguación del mismo. Inicia un proceso, usando todos los medios posibles, para hacer llegar la citación a la persona requerida.

Citación en calidad de denunciado o investigado

Si una persona es citada en calidad de denunciada o investigada, se trata de un proceso penal. Este puede ser por la comisión de un delito leve o por la comisión de un delito que comienza un procedimiento abreviado (con penas de nueve años de prisión como máximo) o un procedimiento ordinario (con penas de más de nueve años de prisión).

La citación del juzgado de un procedimiento por delito leve puede tener por objeto que el citado haga una primera declaración ante el juez de guardia. Pero también puede ser que se realice inmediatamente el juicio en el mismo juzgado de la citación, es decir, que se celebre un juicio rápido. En este caso, el denunciado tendrá que hacer su declaración en el mismo acto del juicio.

no voy al juzgado cuando me citan

Se recomienda ir al juzgado acompañado de un abogado. Aunque no es obligatorio, es conveniente contar con un profesional preparado que preste asistencia en todas las fases del proceso judicial. El abogado sabrá defender de la mejor manera posible los intereses de la persona citada y plantear la mejor estrategia para la defensa.




Si el citado no acude al juzgado y no justifica su falta, se sanciona con una multa de entre 200 a 2.000 euros. Estas multas aplican también para la parte del denunciante o querellante, y para el testigo y perito si llegan a faltar. Si se trata de delitos que inician un procedimiento abreviado o un procedimiento ordinario, la citación tiene como objeto declarar ante el juez de instrucción.

En la fase de juicio oral, para ambos procedimientos, también se citará para la celebración del juicio en el juzgado correspondiente. Para estos procedimientos sí es obligatoria la asistencia de un abogado, y también de un procurador para que se haga cargo de la representación judicial.

Si se falta a la citación para cualquiera de estos dos procedimientos, se aplican las sanciones establecidas en el artículo 175 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.




La no comparecencia del denunciado, sin que lo haya justificado por una causa legítima, podría implicar que la citación se convierta en orden de detención. Igualmente se celebrará el juicio si no atiende a la citación por causas no justificadas. En el caso que sea el denunciante quien no acuda a la citación, el proceso puede concluir con la absolución del denunciado. Esto aplica tanto para los delitos leves como para el procedimiento abreviado y procedimiento ordinario.

Citación judicial en calidad de testigo

Una persona puede ser citada por un juzgado para declarar en calidad de testigo.

De acuerdo con la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en el artículo 410, está citación es de obligatorio cumplimiento. Indica que los residentes en territorio español, que no estén impedidos, tienen la obligación de acudir al llamamiento judicial para declarar como testigos, si son citados según lo que establece la Ley.

Quien sea llamado como testigo y no se presente al juzgado, incurrirá en una multa de 200 a 5.000 euros, o podrá ser acusado por el delito de obstrucción a la justicia.

Si se es llamado al juzgado para declarar en calidad de testigo, no es obligatorio estar acompañado por un abogado. Sin embargo, si se desea tener una orientación sobre cómo desenvolverse en el juicio y sobre las implicaciones de declarar como testigo, se recomienda contar con asistencia de un profesional del derecho.