91 624 29 22
Contáctanos
▷ Tipos de Divorcios que existen - 【 Abogados de Madrid 】
Saltar al contenido

Tipos de Divorcios que existen

En los últimos 15 años, en España ha ido en aumento la cantidad de matrimonios rotos, que han terminado en divorcio. Estos números han situado a España, entre los diez países de la UE con más divorcios, por encima de países como Alemania, Italia y Francia.

Tipos de Divorcios que existen

Durante 2017 en España se rompieron más de 97.000 matrimonios, una cifra que supera la de 2015, donde se terminaron más de 94.000 matrimonios. Ello quiere decir que, se produjeron dos divorcios por cada mil españoles sólo en 2017.

Romper, terminar o disolver un matrimonio es a lo que llamamos divorcio y esta terminación puede ser hecha de diferentes maneras. Para tramitar alguno de los diferentes tipos de divorcio que existen y que te ayuden a decidir cuál es la mejor opción para tu situación, es importante contar con el apoyo de un especialista en Derecho de Familia, así que te recomendamos buscar abogados que te asesoren durante tu divorcio.

Divorcio

El divorcio es la forma en la que se disuelve, rompe o termina judicialmente un matrimonio, es decir que, el divorcio es la ruptura del vínculo matrimonial. El divorcio ocurre cuando uno o ambos cónyuges toman la decisión de no seguir con el matrimonio.

Esta disolución legal del matrimonio puede obedecer a que uno de los cónyuges haya violado alguno de los derechos u obligaciones matrimoniales. Por ello, deberán negociar como quedarán distribuidas las responsabilidades que les corresponde como familia, para vivir de forma independiente en el futuro.

Los divorcios están regulados por el Código Civil a través del artículo 85 y los subsiguientes y disuelve el matrimonio dejándolo sin efecto. Así que, si hay una reconciliación, los cónyuges tengan que casarse nuevamente, a diferencia de la separación, puesto que ésta no termina con el matrimonio.

Tipos de divorcios

Al momento de divorciarte es crucial contar con ayuda profesional, para que te asesoren y acompañen en todo el proceso que vendrá. Así que, es tiempo de evaluar cual de los tres tipos de divorcio que existen seleccionarás para llevarlo a cabo:

  • Divorcio de mutuo acuerdo
  • Divorcio exprés
  • Divorcio contencioso

En cada uno de estos tres tipos de divorcio que existen hay un conjunto de requisitos, que tener en cuenta y cumplir para realizarlo.

Divorcio de mutuo acuerdo

El divorcio de mutuo acuerdo cuenta con el consentimiento de ambos cónyuges, quienes acuerdan como van a manejar las relaciones familiares luego del divorcio.

Entre las cosas que deben acordar los cónyuges están:

  • Quién tendrá la guarda y custodia de los hijos
  • Cuál es el monto de la pensión alimenticia
  • Quién la pagará la pensión alimenticia
  • Si habrá pensión compensatoria o no
  • Quien usará la vivienda familiar e inclusive el coche, si lo hay.

Todas estas decisiones son importantes para la futura forma de convivencia de todos los integrantes de la familia, prestando atención especial a los hijos menores.

Tipos de Divorcios que existen

Divorcio exprés

Un divorcio exprés es un divorcio de mutuo acuerdo que se resuelve más rápidamente y que funciona de la siguiente forma:

  • Todos los acuerdos a los que lleguen los cónyuges, se plasman en un documento conocido como convenio regulador.
  • Este convenio regulador sirve para determinar las normas que regirán la vida de todos en cuanto a su relación familiar, luego del divorcio.
  • Este convenio será un anexo de la demanda de divorcio de mutuo acuerdo, por lo que tendrá la firma de un abogado y un procurador.
  • Al presentar la demanda en el juzgado, recibe un número de expediente para iniciar el proceso, antes de ir a manos del juez.
  • El juez será el responsable de chequear que los acuerdos plasmados en el convenio regulador sean justos y estén conformes a derecho.
  • Igualmente, verificará que el convenio no vulnere ningún derecho fundamental de alguno o ambos cónyuges.
  • Posteriormente, el juez pide a ambos cónyuges ratificar sus firmas en el convenio y así, dar validez al mismo con su firma.
  • Una vez que se ha aprobado el convenio con las firmas, el juez promulga una sentencia judicial que concede legalidad a lo acordado previamente por los cónyuges.
  • Esta sentencia judicial luego se inscribe en el Registro Civil para que quede establecido que se ha producido el divorcio.

En el caso de existir hijos que sean menores de edad, antes de dictar la sentencia judicial, el convenio regulador es enviado al Ministerio Fiscal. La idea es que se emita un informe donde se establezca si el convenio regulador es adecuado para los hijos menores de edad.

Divorcio contencioso

El divorcio contencioso  es una ruptura matrimonial solicitada solo por una de las partes de la pareja, debido a que no hay acuerdo entre ellos. En otras palabras, es el divorcio que es solicitado cuando una de las partes quiere disolver el matrimonio sin el consentimiento de su pareja. Por esta razón, la parte que se quiere divorciar debe presentar una demanda contenciosa, donde se requiere judicialmente a la otra parte.

Para divorciarse en España y poder interponer una demanda de divorcio debe haber transcurrido al menos un lapso de tres meses desde que se celebró el matrimonio. Pero, si existe algún riesgo para la integridad física, moral o para la libertad de alguno de los cónyuges, se puede presentar la demanda sin haberse cumplido el plazo establecido.

El desacuerdo entre los cónyuges que origina el divorcio, puede ser por no estar de acuerdo con divorciarse. También, puede ser por un desacuerdo en la liquidación de los bienes gananciales, el régimen de visitas, la custodia de los hijos o la pensión alimenticia. Igualmente, se puede considerar cualquier circunstancia diferente a las expuestas, pero válidas para divorciarse.

Por otro lado, un divorcio contencioso puede originarse de un divorcio de mutuo acuerdo, donde durante el proceso se producen desavenencias irreconciliables entre las partes. Esta situación justifica, claramente, la intervención de un abogado que asesore y redacte una demanda contenciosa, revisando el convenio regulador inicial y evaluando los desacuerdos nuevos.